Desde mi Buhardilla Mesonzoica
Buscando...
viernes, 10 de junio de 2016

PUENTES CEHEGINEROS ( II )

Los otros puentes ceheginenses. (II)

Vista Puente del túnel
Y continuamos con la tanda de puentes de nuestro municipio: son dignos de reseñar los dos grandes puentes construidos en los años 20 del siglo pasado, para dar paso franco a la vía férrea entre Murcia y Caravaca, en la actualidad ruta usada como Vía Verde, una feliz alternativa para los amantes de la bicicleta y caminantes que buscan el sosiego de la naturaleza viva y la paz que se respira por nuestros valles y montes. 
Sobre el Argos hacia Caravaca a la salida del túnel del "Barranco del Saltaor", el megalítico puente destaca monumental, atravesando el anchurón del río, donde sigue exhalando la fertilidad de la huerta con varios nacimientos de agua para goce de las mariquitas y las ranas y que alimentan los heredamientos de las grandes acequias comarcales.

Brocal del azud cercano.
En cuanto al otro gran viaducto, su esbelta silueta destaca entre uno de los más bellos paisajes del río Quípar que discurre sosegado a la altura de las enigmáticas ruinas de la ciudad tardo-romana-visigoda Begastri, donde fue hallada la celebrada Cruz Monogramática al abrir brecha en el mismo corazón del cabezo de la sede episcopal para trazar el 'camino de hierro' hacia Murcia. Un lugar de visitas para los curiosos de la arqueología y de paseo para los amantes de ‘la ruta del colesterol’. Lugares cercanos dan relieve al entorno como el meandro del río conocido como "Peña Amarilla" o la "Fuente del Abad", de la  que daremos noticias en otra entrada de este blog.

Monumental estructura de arcos de medio punto en Begastri.


Nuestro "babilónico" Cehegín cuenta, así mismo, con el antañón "Puente del Santo", (denominado de esta forma por su cercanía con la ermita en ruinas de San Sebastián, antiguo santo patrón de la villa), construido sobre el año 1922, que enlaza con dos carreteras: la primera con diversas pedanías, principalmente Canara y la Virgen de la Peña, antigua patrona de Cehegín y la otra con la primitiva entrada a Cehegín, cuando no existían otros accesos y era obligatorio vadear el río y que conocemos como del ‘Agua Salada’, (donde se ubica la popular “Balsa Santanares” ¡Menudos capuzones nos dábamos en aquella gélida agua! que brotaba de una misteriosa alfaguara); por aquellos andurriales se acorta el recorrido hacia el "Barranco del Moro" y Calasparra. (Una antigua copla nos recuerda: "Por el Barranco del Moro viene una tropa...".)
Puente del santo. (al fondo el nuevo viaducto).
De reciente construcción es este nuevo y amplio viaducto de moderno diseño que ha colmado las aspiraciones de ese florido Edén que es Canara y aldehuelas cercanas.


Pero no todo queda aquí, pues en el siguiente artículo, el número tres del lote, recorreremos otros pequeños puentes que han hecho historia en Cehegín.
Compartir en :
 
Back to top!