Desde mi Buhardilla Mesonzoica
Buscando...
viernes, 26 de agosto de 2016

LAS PISCINAS Y LAS VERBENAS DE FIESTAS.

“Las piscinas” y las verbenas.


“Las Piscinas de las Eras de la Tercia” fue para aquel Cehegín recién salido del sombrío hoyo de la doliente posguerra como un renacimiento para la juventud…, Así llamábamos al entorno del Patio Festero y Lúdico, una especie de polideportivo “en pobre”, … también conocido como casa de la OJE (Organización Juvenil Española), donde quedó construida, una Piscina Olímpica de 25 mts., y equipada con un sencillo trampolín donde los más atrevidos realizaba toda suerte de equilibrios y acrobacias –que no era poco, para aquellos primeros años de una sociedad en “vías de desarrollo”, como se designaba a nuestro país—.


En aquel ‘oasis estival’ aprendimos más de uno a nadar, incluso practicamos los estilos de la natación: Crow; Espalda, Mariposa, Libre, etc…


En aquellos días de la canícula, la piscina se desinfectaba minuciosamente y se llenaba con agua del Canal de Taibilla. No existían depuradoras, ni los productos antialgas, ni nada similar y cuando el líquido elemento mutaba en color verde y el suelo resbalaba por los espumarajos de las algas a riesgo de ocasionar infecciones a los bañistas, la piscina se vaciaba y limpiaba de nuevo.


La temporada de baños se iniciaba el día 13 de junio, san Antonio, el conserje Alfonso Melgares se encargaba de controlar los horarios y cobrar la entrada, además de otra cuestión muy importante, vigilar que ningún zagal se colara en el turno de baños exclusivo para las chicas que era de mañana hasta las 2 de la tarde más o menos…

Bañistas masculinos.
Como se puede observar en la foto se aprendía a nadar con cámaras desechadas de ruedas de automóvil. Se prohibía bañarse juntos, aunque parezca extraño, así era la anacrónica mojigatería de la época nacional-catolicista, lo cual originaba la proliferación de voyeur o reprimidos mirones con anteojos incluidos que desde las ventanas y terrazas vecinas se dedicaban a otear a las esbeltas zagalas en flor cuando lucían su palmito en bañador bajo el vehemente sol del mediodía. Y ya en turno de tarde acudían sólo hombres. 


En el patio del recinto también se impulsó el balonmano y otros deportes para la juventud ceheginera.


Además de las distintas actividades propias de aquel recinto, se organizaban cada año las famosas Verbenas de Fiestas Patronales, bajo los fulgores plateados de la envidiosa luna que coqueteaba con el agua al ritmo evocador del bolero “Me llaman El Loco” que tan admirablemente entonaban ‘Juan Marcial y la Orquesta Tureskán’…?  

Orquesta 'Los Flamingos'
O Los Premiers y los Flamingos, asiduas orquestas al uso en aquellos prodigiosos años cehegineros, con románticas canciones de bailes agarrados, cuando tantas parejas se iniciaban en el ‘ceñimiento’ junto a la piscina y el tenue jardín. Así más o menos eran parte de los maravillosos e inolvidables años 60.
Compartir en :
 
Back to top!