Desde mi Buhardilla Mesonzoica
Buscando...
lunes, 28 de marzo de 2016

PASCUA FLORIDA Y LOS HORNAZOS.

PASCUA FLORIDA Y LOS HORNAZOS.


La costumbre cristiana de los huevos de pascua perpetúa un símbolo que arranca, nada menos, que del Neolítico.

Tumbas etruscas de Mazarbotto.
En el mejor conservado poblado etrusco, Mazarbotto, cerca de Sasso Marconi, a 20 Km. de Bolonia, se ha comprobado que sus cementerios, tienen tumbas formadas por cuatro grandes piedras que provienen del Neolítico. Sobre la piedra horizontal que hace de techo, algunas conservan erguido un huevo de piedra como de un metro de alto. Era el símbolo de la vida.
De aquí viene el que los cristianos utilicen huevos en sus tartas y repostería de Pascua para recordar y celebrar la Vida del Resucitado. La mona de Pascua, tan tradicional en Cataluña, Valencia y Murcia, es la presentación de los clásicos huevos de Pascua, de chocolate o de caramelo, con un pastel o una tarta como base. 

Casita Chocolate de Dulces Motolite.
¿De dónde procede el nombre de “mona”? La primera explicación que se nos ocurre es la presencia de un muñeco como adorno del conjunto, pero, dado que fue primero la mona que el muñeco, esta sugerencia parece quedar invalidada. 
El Diccionario de la Real Academia, ofrece en su edición del año 1783 la siguiente definición: “Valencia y Murcia. La torta o rosca que se cuece en el horno con huevos puestos en ella con cáscara por Pascua de Flores, que en otras partes llaman hornazo.

Típicos hornazos de Cehegín
Lo cierto es que la mona de Pascua era regalo del padrino el Domingo de Resurrección al ahijado. 

Tren chocolate elaborado por Dulces Motolite
Todo ello, como es natural, consumido junto al tradicional y exquisito arroz con conejo guisado con leña del monte, en las giras a los frondosos cerros que rodean nuestro municipio, sobre todo a la Fuente de la Hoya de Don Gil —“la hoya-ongil”— Si preguntáramos a muchos cehegineros el significado de este paraje nos dirían que es un lugar del monte de Burete donde va la gente de gira en la época de la Pascua de Resurrección… pero si aseveramos que no se llama así, si no, Hoya de don Gil…, seguramente preguntarán ¿Y quien era ese tal don Gil y de qué clase de “olla” hablamos…?
Otra zona propia de meriendas era Rompealbardas, y Cuatro Vientos, o la zona de la Casa de los Guardas…. La Fuente del recuesto ¡qué bello nombre! y la de la Cagueta… o del Piojo… ¡y que feos ambos!…. 
Antaño otro paraje muy concurrido por su cercanía era La Pollera, donde la gente se esparcía por aquellos prados a merendar. Y también el Barranco del Saltaor, hoy transformado en una estupenda autovía ¡Y cómo se ha desvirtuado el paisaje!

Paisaje primaveral en Cehegín.
Otro lugar curiosamente olvidado era Las Atalayas de la Marrada, tan cercano a Cehegín donde se podía de paso contemplar el paisaje del Casco Antiguo con sus arrabales El Puntarrón y El Cubo. 
Lo cierto es que el “gira il mondo gira”, como cantaba Jimmy Fontana en los felices 60. Hace cuatro días entonábamos villancicos navideños, enseguida nos disfrazábamos con la verdadera careta, y ayer terminábamos la penitencia por tantos pecados y ya nos encaminamos hacia el mes de mayo, y de nuevo la Cruz, esta vez la del pueblo vecino…y las comuniones…. Y todo girando en torno a nuestras tradiciones cristianas.

Compartir en :
 
Back to top!