Desde mi Buhardilla Mesonzoica
Buscando...
miércoles, 21 de noviembre de 2018

MOLINOS DE CEHEGIN

MOLINOS DE CEHEGIN

Antiguo molino Vera del río Argos
Desde la antigüedad el molino ha sido un elemento de primer orden dentro del entramado económico por su importancia para la alimentación de la población, por un lado y por la producción económica que traía a sus propietarios en materia de rentas. Había muchos tipos de molino en cuanto a la materia que se trabajaba aunque los dos más importantes eran el molino harinero y el molino de aceite, conocido como almazara. También existieron otros como el de la pólvora y otro del papel. El concejo de Cehegín tenía uno o dos molinos de su titularidad, la Orden de Santiago tenía el suyo y los ricos también poseían sus correspondientes molinos. La referencia más antigua que tenemos sobre molinos en Cehegín, -según el archivero municipal, nuestro amigo Jesús Hidalgo- es del año 1295, cuando se vende a Nicolás Pérez de Val Borraz el Señorío de Canara, en que se incluyen los molinos que tenía. El Diccionario Geográfico Estadístico de d. Pascual Madoz, en el año 1847. Dice así sobre el tema: “11 molinos harineros, 8 de aceite, uno de éstos muele con agua, 11 hornos y 2 fábricas de jabón.” Ya en el año 1906, un documento del Archivo Municipal de Cehegín nos ilustra con un censo sobre los molinos harineros, siendo 12 los que había en ese mismo año.



Interior de un antiguo molino harinero.


A mediados del siglo XX el número era de unos 15 molinos, para ir progresivamente decayendo desde los años 60 en adelante hasta desaparecer los molinos tradicionales. En pleno corazón del “Puntarrón” y barriada del Pozo, estuvo ubicado durante siglos, “El Molino de Papel”, que más tarde pasaría a ser “Molino Harinero”, hoy desaparecido por las demoliciones de finales de los ochenta, estuvo regentado por V. Hernández al mismo tiempo que residían en el propio molino, y que posteriormente Pedro José Cava Caparrós, cuyos cuatro hijos: Andrés, Juana, y Diego, notable restaurador de muebles antiguos. 


Molino harinero de Hernández
Otros molinos junto a la vera del río Argos: El de los Pacos. Curiosamente es mencionado en 1857 como caserío-molino harinero en el que convivían 45 personas, destruido por una enorme riada, se rehabilitó, pero hoy día se halla desaparecido bajo las aguas del pantano del Argos. Otros molineros que se dedicaron sobre todo a la molienda pública como M. Chico, el de la Marrada, los Francos en el del Cubo, los Reondos, el de la Peña. Diferentes molinos se instalaron en el pueblo como el de la Senena, el Molinico, y otro en el paraje de S. Ginés, de los Francos, dedicado a la molienda para la harina, aunque antaño fue molino de la pólvora, y el antiguo de la soledad-Tahona, aún en pie sobre la acequia que circunvala la falda de la Ermita de la Soledad.
Y en Canara, el de los Gallardos y del Cura, y algunos otros que se nos pasarán. También en el Quípar en el paraje de Gilico, que sepamos existió un molino.
Casa hospedería y molino de Sahajosa (Valentín)
En Valentín se ubica un antiguo molino, el del Sahajosa, del siglo XVIII reconvertido en una hospedería rural una parte y otra parte es una vivienda, que conserva en buen estado, todos los menesteres y antiguos adminículos propios de la profesión.
Compartir en :
 
Back to top!