Desde mi Buhardilla Mesonzoica
Buscando...
martes, 17 de marzo de 2015

Un escritor olvidado

JUAN MIGUEL GARCÍA PORCEL 

-UN ESCRITOR OLVIDADO-




Es un deber de ceheginero intentar un estudio serio de la producción literaria de este hijo del pueblo, cuya obra no ha sido estudiada, ni menos aún valorada, sólo algunos retazos de su figura por eruditos como Francisco J. Hidalgo, Desiderio López o Abraham Ruiz ha contribuido a no olvidar a este comediógrafo. Para tal empresa son estas modestas líneas.
Juan Miguel García Porcel nace el día 3 de setiembre de 1884, justo enfrente de la casa-palacio de doña Pepa Massa: (la conocida casona de Jaspe, hoy sede del Ayuntamiento de Cehegín). 
Con una inclinación innata desde adolescente, Porcel siente una atracción por la escritura. En aquellas lluviosas tardes del invierno plomizo ceheginero, mientras desde su habitación oye el monótono canto de las gárgolas, desgrana sus románticos argumentos, soñando con el éxito. En esta época realiza sus primeros pinitos periodísticos dirigiendo el semanario independiente local “Cehegín” .
Estrena su primera pieza teatral en el mes de febrero de 1904: una obra titulada ‘Agencia de matrimonios’, representada por la compañía que dirige D. Francisco Molinero, juguete cómico-lírico en prosa y música de Mateo Joaquín Nogueras (a la sazón, ilustre director de nuestra laureada banda de música). En un folleto en el que constan todos estos datos, hay una dedicatoria a su madre con el siguiente texto: "A mi queridísima madre, al ofrecerle mi primera obra teatral".
Un día decide marcharse en busca de su destino literario y en Madrid se encuentra con la bohemia de los Villaespesa, Martínez Sierra, y otros grandes escritores. Juan Miguel, con su puñado de poemas en el bolsillo se ha ido a la capital de España y con su obra teatral metida en la cabeza espera paciente que los laureles se acerquen a su puerta.
Junto a Belda y Puche, también a Porcel y un grupo murciano aun no les ha llegado el hambre, pero la tienen muy cerca, sin una triste perra gorda para justificar las tardes de café con veladores de mármol y tertulia. Así giraba su peregrinaje literario por la capital de España nuestro joven Juan Miguel con sus correligionarios..., en lo más profundo del alma bohemia, como los protagonistas del célebre coro de Bohemios, suponemos que no sería fácil en aquellos tiempos perdidos del siglo XIX.
 García Porcel, publica artículos en periódicos de la capital tan importantes como El Imparcial, mientras escribe poesías y por fin, en 1908, esa primera obra de éxito que le entreabre las tenaces puertas teatrales:  “El más guapo”, un sainete de costumbres con música del maestro Aroca. Y después su éxito más clamoroso y rotundo, estrena en el Teatro Romea de Madrid la noche del 28 de octubre de 1908 "De corazón a corazón", y el 5 de febrero de 1910, "Una solución". Después en el año 1914 en la noche del 3 de octubre y en el Teatro Álvarez Quintero, "De cara al Sol"...
Porcel no olvida su tierra y escribe un poema “A la Virgen de las Maravillas” en cuyo camarín se había casado con la bella señorita ceheginera María Josefa de la Torre el día 25 de octubre de 1911.
Como narra Alemán Sainz en su “Libro de Cehegín”: «Hay autores afortunados que mueren con su obra culminada y otros que les traiciona el destino y la esperanza queda seccionada a mitad del capítulo». Y eso le ocurrió a Juan Miguel García Porcel, iba y venía a Madrid, con placenteras temporadas en el hogar familiar, buscando en las raíces sus poemas y su teatro. Un día llega la maldita tos, y los médicos le aconsejan vida reposada y buenos alimentos. Meses después ya no puede más y la funesta expectoración le obliga a volver a Cehegín con su tuberculosis metida en el pecho a punto de caramelo para el luto. Muere el 13 de agosto de 1920.  ¿Cuántos personajes perdieron a su autor aquel nefasto día, mientras Valle-Inclán publicaba ‘Luces de Bohemia’, e inauguraba un nuevo género teatral “El Esperpento”. 
García Porcel dejó a medio engalanar otra poesía de la que apenas esbozó la primera estrofa. Y para no variar va dirigida “A MI MADRE” (que aunque sólo fuera por esto vale la pena recordarla, incluso no está ni acabada, ni menos aún corregida):
“De los ratos aquellos que en tu regazo /  Jugabas con las trenzas de mis cabellos / Aún el calor me resta de tus abrazos /  Aún la luz de tus ojos castos y bellos / Y aquellas oraciones que te….”
De aquel joven escritor sólo queda una placa de mármol frente a la casa de Jaspe de la calle López Chicheri, que dice: «Cehegín, a su hijo el inspirado poeta, comediógrafo y periodista Juan Miguel García Porcel que nació en esta casa el *3 de setiembre de 1884.  +13 de agosto de 1920. (Fiestas de 1955).»
Y sus restos, que reposan en el Cementerio de Cehegin, en una sencilla tumba junto a las de otros amigos cehegineros:

Compartir en :
 
Back to top!