Desde mi Buhardilla Mesonzoica
Buscando...
martes, 7 de julio de 2015

CINES DE VERANO

LOS CINES DE VERANO CEHEGINEROS.

Fachada cine de verano Alfaro.



Vamos a referir las trasnochadas en los cines de verano de Cehegín: en cierta época funcionaron dos cines a la intemperie: El Cine Avenida, y el Teatro-Cinema Alfaro, ambos regentado por la Empresa Peñalver (Felipe y Francisco Peñalver Palud), del segundo hasta hace poco quedaban restos en el solar tras el hotelito de Alfaro en la plaza del Alpargatero, lugar utilizado hoy como aparcamiento. Allí se configuraba un patio de sillas de madera (bastante duras y penosas) frente a la pantalla, pero eran más incómodas aun las que se ubicaban como gallinero en el extremo del solar. 


Cine Alfaro de verano.
Además del cine también se representaba funciones de teatro de variedades, como aquella recordada noche, también del estío de 1956. que actuaba una joven Lola Flores y un Manolo Caracol ya en el ocaso de su carrera, quien salió con una borrachera impresionante y hubieron de retirarlo a los camerinos. Otro anecdótico y polifacético cómico fue Ramón Álvarez Escudero más conocido como Ramper con sus chistes inteligentes y mordaces, como esta historieta parodiando al ‘hombre del tiempo’ en este hilarante y arriesgado parte meteorológico: “Un Fresco General, procedente de Galicia se va apoderando poco a poco de toda la península”. (Lo malo fue que después fue detenido por los guardias). 

Cartulina con Ramper de estrella.
Igualmente, en aquel recinto se celebraban grandes verbenas de fiestas, donde solía saltar al escenario algún improvisado espectador para bailar con la vedette de turno o cantar algún bolero, tan de moda en aquellos años.


Cartulina estreno.
Una bella verja cerraba la entrada por la carretera de Murcia, con la puerta que accedía al patio de la recepción y taquillas, con una gran muro donde en la parte alta se ubicaba la sala de proyectores y una terracita, sólo usada por los empresarios y determinados amigos que gozaban de algunas meriendas contemplando la película, y en la cara que daba al cine se situaba el ambigú… 
Precisamente se recuerda, con un gran llenazo, el estreno en una noche del 2 agosto de 1959, del film El Príncipe y La Corista Así decía la cartulina ¡¡Majestuoso estreno en deslumbrante technicolor!!, protagonizada por el famoso actor británico Laurence Olivier y la más despampanante estrella de Hollywood, Marilyn Monroe……..





Reverso cartulina.
El 22 de agosto de 1959, otra película muy popular se anunciaba: “La Copla Andaluza ha brotado del manantial, una auténtica sinfonía del cante jondo, sorprendente estreno en Eastman color…” era tal la afición al flamenco que por las terrazas y falsas colindantes solían acudir muchos vecinos a ver gratis los espectáculos… 
El otro cine estaba ubicado frente a la cuesta de Parador, en el edificio actual del garaje de Antonio de Paco (Veneno). La portada de local estaba adornada con un letrero con forma de ave con las alas desplegadas y con letras de neón al estilo de la época que anunciaba así: Cinema Avenida. Empresa Peñalver. Cehegín. —El equipo doble de máquinas era marca “Super Ossa” y la pantalla con lienzo de planta de alta intensidad. 
Una curiosa peculiaridad era que se entraba por detrás de la pantalla y lo primero que se veía era a los espectadores y la torraera o gallinero, como siempre en un lado de solar con poyos de cemento y el patio, menos de butacas era de todo, (sólo sillas de madera plegables). La repostería estaba al fondo, una cobachuela donde solían servir, sobre todo, aceitunas y frutos secos ——todavía no se consumían pipas, claro está—además de la bebida socorrida española: el vino, y las gaseosas, porque la cerveza era aún un lujo exclusivamente al alcance de los pudientes.Antes del inicio de la proyección sonaban músicas de boleros de los Panchos como “Lo dudo” o “El reloj” y otras canciones de moda “La Casita en Canadá” o “Raskayú”… junto a las diapositivas publicitarias.

Entrada Cinema Avenida (izq.) 
Frescas y gratificantes noches del estío ceheginero, donde se gozaba del cinematógrafo a la luz de la luna junto a un apetitoso bocadillo y una refrescante cervecita.


Compartir en :
 
Back to top!